La frigidez femenina es una condición en la que una mujer  no tiene deseos sexuales o no es capaz de conseguir ningún tipo de satisfacción en las relaciones sexuales. La frigidez es una forma muy frecuente de impotencia sexual femenina. Las principales razones detrás de esto son de naturaleza psicológica. 

Lamentablemente, esta falta de interés por el sexo puede tensar su relación y ser una causa de divorcio o separación.

En un 90% de los casos, la culpa es del hombre. Es decir, son muchas las mujeres que tienen pánico de ir a la cama con sus maridos. Un marido inexperto y torpe puede no ser capaz de despertar en su esposa el deseo, y esto puede hacer que no responda como él quisiera y viceversa. Por otra parte, hay otros factores también como el estrés, la depresión, la ansiedad, la menopausia, la desinformación acerca de la sexualidad y el embarazo, o la sexualidad y la maternidad podrían ser causas probables de frigidez en una mujer. 

Otros factores que podrían ser la causa de la frigidez en la mujer. Sin embargo, existen otros factores “anormales”, que son causantes de una frigidez extrema, por ejemplo:

  LUBRICANTES VAGINALES
 
 

-          Las mujeres cuyas madres le repiten una y otra vez: “Los hombres son malos, no sirve ni uno”.

-          Las mujeres que piensan que para el hombre es muy fácil la sexualidad.

-          Aquellas mujeres que no se resignan a ser “juguetes de un hombre”.-          Las mujeres que no pueden confiar en sus maridos injustificadamente. Esta desconfianza es plantada en sus corazones desde muy pequeñas. Por esta razón, no confían en sus maridos y esto no les permite dejarse llevar en la relación.

-          Las que piensan que los hombres son unos egoístas en cuanto a la satisfacción de su deseo sexual.

 Las damas que piensan de este modo son “anormalmente frígidas”. Piensan y ven a la sexualidad como una competencia; en la cual hay una relación  de dominador y dominado.